Algunos estudios estiman que la transformación digital en las empresas significará un aumento de 1,25 billones de euros del PIB en las 10 principales economías mundiales. Sin embargo, ¿qué es exactamente la transformación digital y cuál es su uso en las empresas?
Esta última década hemos vivido cambios sustancialmente importantes para el sector empresarial y también para la sociedad en general. Muchos de estos cambios están relacionados con lo que se conoce como la Era Digital. Conceptos como la globalización, la evolución tecnológica, la inteligencia artificial, el Big Data, Bussines Intelligence o el Machine Learning son parte del vocabulario diario del ecosistema económico que nos rodea y que evoluciona de forma muy rápida.

¿Qué es la transformación digital?

Aunque hay aún mucha discusión en torno a la definición de transformación digital, podemos definirla como el proceso que llevan a cabo organizaciones y empresas para reorganizar sus estrategias y métodos de trabajo para ganar eficiencia y obtener mayores beneficios con la digitalización de sus procesos y el uso de las nuevas tecnologías.
Es decir, se trata del aprovechamiento por parte de empresas del desarrollo tecnológico y de las herramientas digitales para generar aún más beneficios. Un proceso complejo, que no implica solo temas tecnológicos, sino que en conjunto significa una transformación completa de la forma de hacer las cosas. Supone cambios, por tanto, en los recursos humanos, el espacio de trabajo y todo lo que tiene que ver con el desarrollo de un producto o servicio.

La transformación digital es compleja e implica, por tanto, no solo el uso de nuevas tecnologías por parte de la empresa, sino adoptar nuevos modelos de negocio y nuevas estructuras organizativas más adaptadas a la Era Digital.

Estos nuevos modelos deben ser globales, flexibles y desmaterializados. A pesar de que muchas empresas ya se han puesto las pilas es necesario que la transformación digital llegue a todo el tejido empresarial, ya que la sociedad y la economía avanzan a pasos gigantes.

Characteristics of digital transformation

Como hemos dicho la transformación digital no significa simplemente hacer uso de las nuevas tecnologías sino aplicar un cambio cultural en la organización empresarial. Y ¿qué significa eso?
Foco en la innovación y la eficiencia.

El cambio cultural debe pasar por adoptar una visión mucho más innovadora y con sentido de la eficiencia. No se trata solo de implementar un sistema de correo electrónico corporativo, por ejemplo.

Las personas al centro del cambio

Es el equipo el que debe fomentar este cambio cultural. Por tanto, es fundamental formar a los empleados para que adquieran conocimientos sobre el uso de nuevas herramientas tecnológicas, pero también para que entiendan esa nueva forma de hacer y entender el negocio.
.

Apuesta por una organización flexible

Parte de esta transformación digital consiste también en entender una nueva forma de hacer las cosas y de trabajar. Entornos colaborativos, herramientas de comunicación instantánea, flexibilidad horaria y de espacio permitirán optimizar el trabajo y ganar en eficiencia.

Cómo hemos dicho la transformación digital implica un cambio de mentalidad empresarial. Y por tanto, lo primero que hay que hacer es definir bien cómo se desarrollará y se aplicará este cambio cultural dentro de la empresa. A partir de aquí las empresas pueden adoptar medidas para facilitar esta transformación digital.
1. Formación de empleados. Para que los empleados acepten este cambio cultural y lo pongan en práctica primero deben entender en qué consiste este cambio. Forma a los empleados en transformación digital. Cuéntales qué beneficios van a obtener con el cambio, qué implicaciones tendrá para ellos y hazlos partícipes de los logros y complicaciones de la empresa. Involucra el trabajador todas las etapas del proceso empresarial, hazlo conocedor. Y haz que se sienta parte del proyecto.

2. Dominar las herramientas digitales. La tecnología no lo es todo, pero para adaptarnos en este mundo es imprescindible dominar las herramientas digitales. Las empresas ya no pueden elegir entre estar o no estar en Internet y deben implementar un buen Plan de Marketing Digital. E implementar otras tecnologías para mejorar los beneficios de la empresa como la Inteligencia Artificial, las herramientas de Bussines Inteligence o del Machine Learning.

3. Big Data. Ahora más que nunca estamos aprendiendo el valor de los datos. Aquella empresa capaz de aglutinar datos y de analizarlos con precisión tiene más números de triunfar. Quien mejor conoce a su mercado y todo su contexto mejor se ajustará a lo que este necesita. El Big Data es un concepto que ha revolucionado la explotación de los datos por parte de las empresas y es importante que ninguna se quede al margen. Y junto con el Big Data es importante resaltar la importancia del I+D. La sociedad busca cosas nuevas, exclusivas, diferentes. ¿Cuándo fue la última vez que ofreciste algo nuevo a tu mercado? Sin un buen análisis de estos datos, este desarrollo es casi imposible.

Para qué sirve implementar la transformación digital
Algunos estudios estiman que la transformación digital en las empresas significará un aumento de 1,25 billones de euros del PIB en las 10 principales economías mundiales. Sin embargo, ¿qué es exactamente la transformación digital y cuál es su uso en las empresas?
Dicho todo esto, la pregunta que se hacen todas las empresas es: ¿cuáles son los beneficios de esta transformación digital para mi empresa? Aunque algunos ya los hemos apuntado al explicar en qué consiste, los principales beneficios de este cambio cultura empresarial son:
– Mejor relación con el trabajador. Ambiente de trabajo más sano, comunicación directa, procesos de motivación. Todo esto se traduce en empleados más motivados, más contentos con la empresa y con el trabajo, por tanto, más productivos y en un aumento de la eficiencia por parte del equipo.

– Mejor comunicación con los clientes. La implementación de algunos sistemas permite, no solo conocer mejor a nuestro público, sino comunicarnos con él de forma fácil y eficaz.

– Aumenta la productividad. Con la ayuda de las nuevas herramientas digitales la toma de decisiones se hace más sencilla y más ágil. Permiten evaluar el impacto de las acciones, hacer un seguimiento de los procesos y analizar la toma de decisiones de forma más comprensible.

– Reduce costes. Estas herramientas digitales permiten optimizar buena parte de los procesos internos, lo que a la larga se traduce en un ahorro de costes.

– Empresa más eficiente, innovadora y emprendedora. Si una empresa gana en eficiencia tiene más tiempo y recursos para innovar, pensar en cosas nuevas y avanzar.

– Facilita la captación de personal cualificado. ¿Quién no querría trabajar en una empresa dónde se motiva el trabajador, se le ofrece un plan de carrera y se le considera un valor activo para la empresa?